Search Ames

Go

Text Size

21 de mayo del 2003

John Bluck / Traducción: Jorge Rios                                                                         

NASA Ames Research Center, Moffett Field, Calif.                                       

Número telefónico: 650/604-5026 o 650/604-9000

Por correo electrónico: John.G.Bluck@nasa.gov


COMUNICADO DE PRENSA 03-12AR-span   

ESTUDIO DE NASA DESCRIBE COMO EL AGUA PUDO HABER FLUIDO EN MARTE ANTIGUO

Científicos de NASA han descubierto cómo una complicada red marciana de corrientes, ríos y lagos pudo haber acarreado agua a través de Marte.

Utilizando recientes datos tridimensionales de la nave espacial ‘Mars Global Surveyor’ y un programa moderno y poderoso de computadora que “modelan” el flujo terrestre de agua, los científicos visualizaron el complejo flujo de agua marciana. Estos datos, adquiridos por el altímetro de láser a bordo de la nave espacial, proporcionaron vistas topográficas tridimensionales sumamente precisas.

“Sabíamos ya por cierto tiempo que Marte posee características de depresiones de lagos y corrientes y que muchas de estas depresiones chocan con otras y luego terminan bruscamente,” dijo Marc G. Kramer, un científico visitante del Concilio Nacional de Investigación (National Research Council) en el Centro de Investigación de NASA Ames localizado en el Valle de Silicio de California.

Kramer es autor principal de un artículo de noticias, sujeto a examen por colegas de su rango, sobre el estudio que apareció recientemente en EOS, una publicación semanal de la Unión Geofísica Americana (American Geophysical Union). “Un aspecto nuevo de este estudio demuestra que estas dos características se unen y así forman una  red integrada singular de agua que pudo haber existido en Marte en el pasado,” dijo él.

El estudio cubre las partes de la región ecuatorial en las tierras altas marcianas que se extienden desde las latitudes medias del norte hasta las latitudes medias del sur. Los co-autores de Kramer son Christopher Potter, David Des Marais y David Peterson, todos ellos de NASA Ames.

Ya por mucho tiempo, los científicos se encuentran desconcertados sobre el por qué de algunas características semejantes a ríos antiguos en el planeta rojo no parecen conectarse y carecen de las características de las corrientes pequeñas.

“Si usted observa una fotografía de la superficie de Marte, notara que las características del río comienzan y finalizan bruscamente, y a menudo carecen de las características de menor escala” dijo Kramer. “Muchos científicos han argumentado que estas características fueron formadas por aguas localizadas subterráneas rezumadas a la superficie. Otros han argumentado que estas características fueron formadas por la precipitación durante un tiempo cuando Marte pudo haber poseído una atmósfera más densa.”

“Lo que descubrimos gracias a este estudio, es que muchas de estas características de ríos aparentemente fragmentados pudieron haber sido conectados o desembocado en las  depresiones que se asemejan a lagos antiguos” Kramer explicó. "Algunas de las  depresiones más grandes son comparables en  tamaño a los Lagos Grandes (Great Lakes) en Norteamérica en términos de área de superficie.”

Además, algunas de las depresiones más grandes del sistema principal del canal son comparables en volumen al Lago Erie, el menor de los Lagos Grandes en  Norteamérica, agrego Kramer.

Grandes lagos y ríos en Marte pudieron haber formado sistemas de agua que incluyeron muchas corrientes y lagos más pequeños, según los científicos. El estudio descubrió que las zonas cercanas a los Lagos Grandes de la Tierra poseen características muy similares a las de Marte. Aunque dichas áreas parecen ser semejantes, ellas se formaron en maneras diferentes, según Kramer.

El estudio de depresiones de superficie en unión con características de río, proporciona una imagen mas completa de una red superficial de agua que pudo haber existido en lo que debe haber sido un Marte joven más cálido, según Potter. Los investigadores excluyeron de sus análisis los cráteres de impacto mas recientes para poder estudiar la estructura de drenajes más antiguos.

“Las depresiones superficiales más grandes en el sistema principal de canales frecuentemente contienen cráteres muy erosionados y muestran evidencias características de corrientes en las extensas regiones elevadas que desaguan en ellos,” Kramer dijo. Estas depresiones llegan a ser cada vez menos hondas río abajo, sugiriendo que aumentada sedimentación pudo haber sido depositado por agua o hielo que pudo haber fluido una vez sobre ellos, según los científicos.

“Todavía no es claro cuánto tiempo tal sistema de agua pudo haber persistido, y exactamente bajo que condiciones climáticas” dijo él. “Las respuestas a estas preguntas pueden estar en el examen adicional de los sedimentos que se han acumulado a través de las depresiones de la red de agua superficie.”

“Nuevos instrumentos en la nave espacial Odisea de Marte (Mars Odyssey), incluyendo el Sistema de Imagen de Emisión Térmica (THEMIS), enfrentan estas preguntas,” Kramer dijo. Las imágenes infrarrojas y de luz visible de THEMIS han revelado una diversidad de tipos y características de superficies. Imágenes de temperatura nocturna muestran modelos complejos de capas de piedra, escombros de rocas, arena y el polvo producidos por cráteres de impacto, erosión de vientos, volcanismos y deposición.

“Los datos proveídos por Agrimensor Global de Marte (Mars Global Surveyor) y por Odisea de Marte (Mars Odyssey) son muy  revelantes” dijo Kramer. “Pudimos estudiar el planeta en formas  anteriormente imposible.”

“Con una abundancia de hielo recientemente detectado debajo de la superficie inmediata de Marte, la posibilidad de que vida haya existido o todavía existe depende en su clima pasado y la duración de flujos de agua superficiales” dijo Potter. “Fue Marte un planeta cálido y húmedo, o siempre fue frío y seco?” él preguntó.

El Laboratorio de Retropropulsión a Chorro  (Jet Propulsion Laboratory) en Pasadena, Calif., dirige el Agrimensor Global de Marte y las misiones de Odisea de Marte. El Instituto de la Astrobiología de NASA, basado en NASA Ames, financió el estudio que tuvo como resultado el artículo de Kramer. Imágenes para publicación están disponibles en:

http://amesnews.arc.nasa.gov/releases/2003/03images/marslake/marslakes.html

-fin-