Search Ames

Go

Text Size

22 de mayo del 2003

Jonas Diño / Traducción: Elena Kozak                                                                    

NASA Ames Research Center, Moffett Field, Calif.                                       

Número telefónico: 650/604-5612 or 650/604-9000

Por correo electrónico: Jonas.G.Dino@nasa.gov


COMUNICADO DE PRENSA 03–04AR-span

NASA PONE A PRUEBA UN NUEVO COMBUSTIBLE FAVORABLE AL MEDIO AMBIENTE

Investigadores de la NASA han concluído pruebas con un  nuevo combustible parafínico de uso en vuelo interplanetario. Éste nuevo material reducirá el costo de operaciones a la vez que disminuirá los riesgos a la tripulación. Se espera que éste combustible una vez aprobado se utilizará en el sistema de propulsión del transbordador espacial (Space Shuttle).

Las pruebas recientes son la culminación de dos años de colaboración entre investigadores de Stanford University y científicos del Centro de Investigación NASA Ames en Moffett Field, California. El combustible, de composición análoga a la cera de parafina en velas, se maneja fácilmente y no es tóxico. El nuevo combustible se distingue de sus precursores en que los residuos de la combustión son bióxido de carbono y agua en contraste con los subproductos de procesos convencionales específicamente el óxido de aluminio, y ácidos como por ejemplo el ácido clorhídrico el cual es un gas a temperatura ambiente.

“El costo de producción, manejo, y transporte de combustibles sólidos clásicos es relativamente alto. Por contraste, el nuevo combustible no es tóxico, resultando no sólo más módico, sino también favorable al medio ambiente.” Dijo Greg Zilliac del Centro de Investigación NASA Ames. Añadió Zilliac, “La inocuidad y estabilidad química del nuevo combustible permitiría, por ejemplo, abastecer un cohete híbrido en la plataforma de lanzamiento, y así reducir costos.”

El objetivo de las pruebas llevadas a cabo en NASA en una cámara de combustión, en la que se reproducen condiciones presentes durante el despegue, es el de ampliar observaciones anteriores conducidas en Stanford al nivel de laboratorio. “Los resultados prometedores obtenidos en las cámaras de combustión de NASA indican una velocidad de combustión comparable a la lograda en experimentos a menor escala en Stanford.” Aclara Zilliac “Éste nuevo combustible podría tener un impacto mayor en el futuro de la aeronáutica.”

“Las cámaras de combustión de la NASA tienen un diámetro comparable a un sistema de propulsión híbrida tal como los cohetes sólidos del transbordador espacial (Space Shuttle) aunque el cohete sólido es un poco más largo,” explicó Brian Cantwell, catedrático de Stanford University. Añadiendo, “Cohetes híbridos, del tipo que utiliza parafinas como combustible, se pueden regular durante una gama amplia de operaciones incluyendo paro total y reanudación de impulso. Éste es una propiedad importante por la que se les debe dar consideración como posibles reemplazos para el sistema preexistente de cohetes sólidos actualmente en uso en el transbordador espacial los cuáles no se pueden extinguir una vez encendidos.” Dijo Cantwell, “Uno de los modelos en desarrollo consiste de un cohete híbrido capaz de retornar al punto de lanzamiento para reabastecimiento.”

Los cohetes híbridos se sirven de un oxidante líquido el cual se gasifica antes de su inyección en la cámara de combustión donde se combina con el combustible sólido. A continuación del encendido, la llama que quema en la superfície del combustible sólido causa la evaporación del mismo. Éste proceso alimenta la combustión. Excluyendo las parafinas, combustibles híbridos actuales no proporcionan velocidades altas de combustión. Por ese motivo su uso hasta ahora a sido limitado, y no tienen aplicación comercial en la industria del aeroespacio. Por contraste, parafinas proporcionan velocidades de combustión tres veces mayores que la de otros combustibles híbridos, según se ha demostrado en el estudio de Stanford y NASA Ames.

Experimentos en progreso en la nueva instalación para estudio de combustibles híbridos de NASA Ames (Ames Hybrid Combustion Facility) comenzaron el 24 de septiembre de 2001. La cámara de combustión de servicio pesado es capaz de soportar fuerzas equivalentes a 60 atmósferas.

Se hicieron aproximadamente 40 pruebas en la primera etapa de éste proyecto. Una nueva cámara de combustión con ventanas de safiro la cual le permitirá a los investigadores hacer observaciones por medio de instrumentos ópticos está en construcción. Ésta permitirá el estudio más detallado de los procesos fundamentales que se manifiestan a nivel práctico en la eficiencia del nuevo combustible.

Ingenieros de la NASA completarán aproximadamente 200 pruebas en el transcurso de éste proyecto no excediendo una prueba diaria. Cada prueba durará un máximo de 20 segundos.

El concepto original de desarrollar un combustible de quema rápida a bajo costo se atribuye a los doctores Arif Karabeyoglu y Brian Cantwell de Stanford University en colaboración con David Altman, quien es presidente del Space Propulsion Group, Inc. en Menlo Park, Calif. Karabeyoglu quien encabeza el grupo de Stanford en éstos estudios expuso las bases teóricas en su tesis doctoral patrocinada en parte por Stanford y NASA.

Las imágenes para publicación se encuentran en:

http://amesnews.arc.nasa.gov/releases/2003/03images/paraffin/paraffin.html

Acceso al audio de éste comunicado con materiales suplementarios para uso en radio transmisión se encuentra en:

http://amesnews.arc.nasa.gov/audio/paraffin/praffinsounds.html

-fin-