Search Ames

Go

Text Size



10 de enero del 2001

Kathleen Burton/Elena Kozak

NASA Ames Research Center, Moffett Field, Calif.

Número telefónico: 650/604-1731 ó 650/604-9000

Por correo electrónico: kburton@mail.arc.nasa.gov


COMUNICADO DE PRENSA: 01-106AR-span

INVESTIGADORES DE LA NASA DESCUBREN MOLECULAS DE AZUCAR EN METEORITOS DE ORIGEN CARBONOSO

Investigadores de la NASA han descubierto la existencia de azúcar y otros compuestos orgánicos en dos meteoritos de origen carbonoso. Los meteoritos carbonosos contiene carbono como uno de sus constituyentes importantes. Este hallazgo original sugiere la posibilidad de que ciertos constituyentes básicos de los sistemas orgánicos en nuestro planeta son de origen extra-terrestre.

Anteriormente a este nuevo descubrimiento, se conocía la existencia de otras moléculas vitales en meteoritos, como aminoácidos y ácidos carboxílicos, pero no azúcares. El doctor George Cooper et al del centro de investigación NASA Ames, localizado en el corazón del Silicon Valley, reportó los resultados de su estudio en la edición de diciembre 20 de la revista Nature con el título "Meteoritos Carbonosos se Proponen Como Una Fuente de Compuestos Orgánicos y Azúcares en la Tierra Primordial."

"El descubrimiento de estos compuestos es de gran importancia, pues añade al conocimiento de los constituyentes orgánicos preexistentes en la tierra primordial cuando se originó la vida en el planeta," explicó el doctor Cooper. "La química de los azúcares se puede conectar con los orígenes tempranos de la vida." Estudios recientes donde se utilizó la proporción de differentes isótopos del carbono para estimar el período geológico en el que se originó la vida en nuestro planeta," añadió Cooper, "ponen este origen a 3.8 mil millones de años." Isótopos se definen como dos o más átomos, cuyos núcleos contienen el mismo número de protones, pero un número distinto de neutrones.

El que cometas y meteoritos han jugado un papel importante en el origen de la vida, es un concepto generalmente aceptado por la comunidad científica. Bombardeando la tierra con gran intensidad en la etapa geológica entre 3.8 y 4.5 mil millones de años, estos cometas y meteoritos trajeron con ellos sustancias de importancia crítica para la vida, como el oxígeno, azufre, hidrógeno y nitrógeno. Los azúcares y compuestos de estructura similar a estos, descubiertos por el doctor Cooper y sus colaboradores, pertenecen al grupo de los "polioles," cuya importancia se considera decisiva a la vida puesto que son componentes integrales de los ácidos nucléicos, de la membrana celular, y de otros compuestos orgánicos utilizados por los seres vivientes como fuentes de energía.

"Este descubrimiento le da apoyo a la idea de que es muy probable que la síntesis de compuestos orgánicos esenciales a la vida ocurrió por todo el universo," dijo Kenneth A. Souza, quien es director ínterin a cargo de investigación en espacio y astrobiología de NASA Ames. "Estos eventos culminaron en el planeta tierra, donde las demás condiciones necesarias estaban presentes, con los primeros brotes de vida primordial."

En su estudio de los meteoritos Murchison y Murray, Cooper identificó a un pequeño azúcar llamado "dihidroxiacetona" y varias substancias con características moleculares que las relacionan a los azúcares. Todas éstas substancias son de importancia para la vida en la tierra de hoy. También se observó en los meteoritos el glicerol (glicerina), el cual es constituyente de la membrana celular. Además, Cooper descubrió evidencia preliminar de la existencia de otros compuestos los que típicamente contienen azúcares (como la glucosa) de importancia vital en el metabolismo celular.

Quedan muchas incógnitas sobre los procesos químicos que tuvieron lugar en la tierra primordial, según Cooper. "Nuestro descubrimiento puede ser relevante solamente en el contexto de procesos extra-terrestres, y la posibilidad existe, de que los polioles, aunque químicamente relacionados a compuestos de origen terrestre, no hayan sido los predecesores de las moléculas que se originaron en la tierra." Más estudios de la química de los meteoritos serán necesarios para establecer sin duda alguna la importancia de nuestros hallazgos, concluyó Cooper.

El meteorito Murchison, el cual se descubrió en Australia en 1969, es un ejemplo famoso de un meteorito de tipo carbonaceo el que contiene una gran variedad de aminoácidos y otros compuestos orgánicos relacionados con los orígenes de la vida en el planeta tierra. El meteorito Murray, el cual penetró la atmósfera terrestre en 1950, tiene una constitución química parecida a Murchison respectiva a los compuestos orgánicos de interés.

Si desea más información sobre el artículo de Cooper et al, diríjase a:

http:www.nature.com

Si desea información sobre el meteorito Murchison, diríjase a:

http://www.touchanotherworld.com/CurrentPhoto/CPcarbonaceous.htm

Fondos para este estudio fueron proporcionados por el programa de Exobiología de la NASA.

-fin-

Para subscribirse, mande un e-mail con "subscribe" en el asunto (subject), y envíelo a "ames-noticias-request@lists.arc.nasa.gov." Para que se suprima su nombre de la lista de subscripciones, use "unsubscribe" en el asunto (subject) de su e-mail. Para recibir las últimas noticias directamente de NASA-Ames, diríjase a http://amesnews.arc.nasa.gov, donde encontrará noticias, imágenes en formato JPEG, y en formato "AP Leaf Desk" sin títulos empotrados.

If, in addition, you wish to receive the original Ames news releases in English via email, please see directions below