Text Size

El próximo robot explorador de la NASA hacia Marte aterrizará en el Cráter Gale
12.23.11
 
Concepcion del artista del Laboratorio Cientifico de Marte con el brazo extendido

Concepción artística del robot Curiosity del Laboratorio Científico de Marte de la NASA. En esta imagen el robot examina una roca en Marte con un juego de herramientas que tiene en el extremo del brazo. Dos instrumentos en el brazo pueden estudiar las rocas desde cerca. Además, un barreno puede recoger material de muestra del interior de la roca, y una pala puede recoger muestras de tierra. Imágenes de la NASA
› Ver imagen ampliada

Vista oblicua del Crater Gale desde el noroeste

Esta vista generada por la computadora en base a observaciones orbitales múltiples, muestra el Cráter Gale de Marte como si se viera desde un avión al noroeste del cráter. El Cráter Gale tiene 154 kilómetros (96 millas) de diámetro y contiene una montaña estratificada que se eleva aproximadamente tres millas (cinco kilómetros) sobre el suelo del cráter. La elipse superpuesta en esta imagen indica el área en el que se intenta aterrizar. Imágenes de la NASA
› Ver imagen ampliada

Comparacion de tamanos de los robots exploradores fabricados para Marte

Imagen de las distintas generaciones de robots exploradores para Marte. El más grande y de más reciente construcción es el robot Laboratorio Científico de Marte (derecha) del tamaño de un pequeño vehículo deportivo-utilitario. Los robots del tamaño de carros areneros que se encuentran a la izquierda son Spirit y Opportunity. El robot de primera generación, Sojourner, tiene el tamaño de un horno micro-ondas. El robot Laboratorio Científico de Marte viajará más lejos, llevará más instrumentos, y recogerá más muestras de rocas y tierra que nunca antes. Imágenes de la NASA
› Ver imagen ampliada

Estratos de una montana adentro del Crater Gale

Esta imagen del Cráter Gale generada por computadora muestra los diferentes estratos que interesan a los científicos del Laboratorio Científico de Marte. Imágenes de la NASA
› Ver imagen ampliada

El próximo robot explorador para Marte de la NASA aterrizará al pie de una montaña estratificada en el interior del Cráter Gale del planeta.


El Laboratorio Científico de Marte o Curiosity, del tamaño de un automóvil, lanzó desde Florida el 26 de noviembre del 2011, y aterrizará en agosto de 2012. El cráter objetivo tiene un diámetro de 96 millas (154 kilómetros) y alberga una montaña que se eleva desde el suelo del cráter hasta una altura mayor que la del Monte Rainier sobre Seattle. Gale tiene aproximadamente el área de Connecticut y Rhode Island juntos. Los estratos de la montaña sugieren que se trata del vestigio sobreviviente de una extensa secuencia de depósitos. El cráter lleva el nombre del astrónomo australiano Walter F. Gale.


"Marte está firmemente en nuestras mira", dijo el Administrador de la NASA, Charles Bolden. "Curiosity no solo nos brindará información científica de importancia, sino que servirá como una misión precursora de la exploración humana del planeta rojo".


Durante una misión fundamental de un año Marciano de duración –casi dos años terrestres– los investigadores usarán las herramientas del robot para estudiar la posibilidad de que la región de aterrizaje cuente con condiciones ambientales favorables para albergar vida microbiana y preservar los vestigios de vida, de haber existido esta alguna vez.


"Los científicos identificaron Gale como la elección por excelencia para perseguir las ambiciosas metas de esta nueva misión del robot", dijo Jim Green, Director de la División Científica Planetaria en la sede de la NASA, en Washington. "El lugar ofrece un paisaje visual dramático, además de un gran potencial para descubrimientos científicos significativos".


En el 2006, más de 100 científicos empezaron a considerar aproximadamente 30 lugares potenciales para el aterrizaje en talleres realizados en todo el mundo. En el 2008, se seleccionaron cuatro puntos posibles. La abundancia de imágenes focalizadas hizo posible el análisis meticuloso de los problemas de seguridad y del atractivo científico de cada lugar. Un equipo de altos funcionaros científicos de la NASA dirigió, entonces, una revisión detallada y acordó por unanimidad seguir adelante con las recomendaciones del equipo científico del Laboratorio Científico de Marte, o MSL. El equipo está compuesto por un grupo grande de investigadores principales y co-investigadores.


Curiosity es aproximadamente dos veces más largo y más de cinco veces más pesado que cualquier robot explorador anterior hecho para Marte. Sus diez instrumentos científicos incluyen dos para ingerir y analizar muestras de roca pulverizada que recoge el brazo robótico del robot. Una fuente de poder radioisotópica proporcionará calor y energía eléctrica al robot. Una grúa aérea impulsada por cohetes que mantiene suspendido al Curiosity con cables bajará al robot directamente sobre la superficie marciana.


La parte del cráter en la que aterrizará el Curiosity cuenta con un ventilador aluvial formado por sedimentos acarreados por agua. Los estratos en la base de la montaña contienen arcillas y sulfatos, los cuales, como se sabe, se forman en agua.


"Algo fascinante de Gale es que se trata de un enorme cráter en una posición poco elevada en Marte, y todos sabemos que el agua corre cuesta abajo", dijo John Grotzinger, el científico del proyecto de la misión en el Instituto Tecnológico de California en Pasadena, California. "En términos del perfil vertical total expuesto y la poca elevación, Gale ofrece atractivos similares a los famosos Valles Marineris de Marte, el cañón más largo que existe en el sistema solar".


Curiosity llegará más allá de la estrategia de "seguir las aguas" de la exploración reciente en Marte. La carga científica útil del robot puede identificar otros ingredientes de vida, tales como los bloques de construcción biológica a base de carbón llamados compuestos orgánicos. La preservación por largo tiempo de compuestos orgánicos requiere condiciones especiales. Ciertos minerales, incluyendo algunos que pueda encontrar Curiosity en los estratos ricos en arcilla y sulfato cerca de la base de la montaña de Gale, son buenos para agarrarse a los compuestos orgánicos y protegerlos de la oxidación.


"Gale nos ofrece posibilidades atractivas de encontrar sustancias orgánicas, pero eso todavía es una apuesta arriesgada", dijo Michael Meyer, científico jefe de la NASA del Programa de Exploración de Marte en la sede de la agencia. "Lo que hace más interesante el atractivo de Gale es que, sustancias orgánicas o no, el lugar contiene una diversidad de características y estratos para la investigación de condiciones ambientales, algunas de las cuales podrían proporcionar información para ampliar el conocimiento sobre habitabilidad en el antiguo planeta de Marte".


Para visualizar el lugar de aterrizaje y obtener mayor información sobre la misión, visite: http://www.nasa.gov/msl y http://marsprogram.jpl.nasa.gov/msl.

 
 

Adaptado de: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.cfm?release=2011-222