Text Size

La radiación
11.30.10
 
La vision de un artista acerca de una escena en el espacio, con los astronautas y la nave espacial

“Las orillas distantes” es la visión de un artista acerca de una escena en el espacio. Obra de arte de la NASA de Pat Rawlings/SAIC.
›  Ver imagen ampliada

¿Qué escucharías en el pronóstico del tiempo de Marte?

¿Cuál será la temperatura máxima de hoy? ¿El cielo está nublado? ¿Hay probabilidad de lluvias? La mayoría de nosotros escuchamos el pronóstico del tiempo para decidir qué nos ponemos y cómo planificar nuestro día. ¿Tendremos días soleados? No te olvides de usar protector solar. Demasiada exposición a los rayos ultravioletas del sol puede provocar quemaduras. Tenemos suerte aquí en la Tierra: la atmósfera terrestre contiene una capa de ozono que evita que nos lleguen la mayor parte de los rayos ultravioletas.

La vida en el espacio es más peligrosa: sin la protección del ozono, tenemos que buscar nuevas formas de protegernos de los rayos ultravioletas. Y los rayos ultravioletas no son nuestra mayor preocupación: los astronautas que viven y trabajan en el espacio están expuestos no sólo a los rayos ultravioletas, sino también a la radiación espacial.

¿Qué saben los científicos acerca de la radiación espacial? Está compuesta principalmente por partículas de energía que entran en el cuerpo de una persona. Dichas partículas pueden penetrar en varios objetos, incluso en aquellos que cuentan con protección especial, y pueden causar cáncer, problemas cardíacos y cataratas. La radicación espacial puede romper tejido del sistema nervioso humano e incluso dañar el ADN de las células.

Erupcion solar roja y anaranjada

La mayor erupción solar jamás registrada ocurrió el 2 de abril de 2001, según lo observó el observatorio espacial SOHO. Imágenes de la NASA
›  Ver imagen ampliada

Las tormentas solares son una fuente de radiación espacial. Su efecto más importante en la Tierra es el aumento de la aurora (tanto la boreal como la austral) Aunque la aurora crea destellos hermosos de luz y color, las tormentas solares pueden dañar los satélites, las rejillas de potencia y las comunicaciones.

Los efectos de las tormentas solares pueden dañar las cosas en la Tierra: el 6 de marzo de 1989, una tormenta solar afectó una rejilla de potencia en Quebec, Canadá, causando que 6 millones de personas quedaran sin energía eléctrica durante nueve horas; en mayo de 1998, una tormenta solar inutilizó un satélite, lo que provocó que dejaran de funcionar los cajeros automáticos, las máquinas para pasar tarjetas de crédito y el 80% de los pagers en los EE.UU.

Dentro de la magnetosfera de la Tierra, el campo magnético de la Tierra es muy poderoso y la protege de la radiación espacial. Marte no posee el mismo tipo de campo magnético que la Tierra. En Marte y en el viaje hacia o desde Marte, los astronautas estarán expuestos a la radiación espacial.

El torso fantasma en el laboratorio Destiny de la estacion espacial

El torso fantasma, también conocido como “Fred”, es el modelo anatómico de una cabeza y un torso humanos. Fred contiene cientos de dispositivos para medir la radiación. Imágenes de la NASA
›  Ver imagen ampliada

Obtener más información acerca del clima en el espacio es importante para la NASA. En el 2001, la NASA llevó a un viajante muy especial al espacio a bordo de la Estación Espacial Internacional. El viajero, llamado “Fred”, era un modelo de la parte superior del cuerpo humano. Cubierto con piel artificial, esta maqueta de 43 kilos (95 libras) y 0,9 metros (3 pies) de altura contenía huesos de verdad y órganos plásticos que coincidían con la densidad del tejido humano. Fred pasó cuatro meses en la estación espacial para medir cuánta radiación absorbe el cuerpo humano.

Los resultados mostraron un aumento de la radiación que ingresa al cuerpo, pero los científicos no encontraron tanta como esperaban: los niveles fueron un 20% menor de lo esperado.

Mientras viajaba en la estación espacial, Fred estaba protegido por la magnetosfera terrestre. Si viajas más lejos en el espacio y fuera de los campos magnéticos protectores de la Tierra, es más peligroso.

Los pronósticos del tiempo de Marte nos deberían dar más información acerca de qué ponernos o si necesitaremos llevar paraguas. Prepararse para el clima del espacio será más complicado que prepararse para el de la Tierra.

 
 

Artículo original: http://education.jsc.nasa.gov/explorers/sp/p11.html